El tahini es una pasta de sésamo ( también llamado ajónjoli) muy extendido en Oriente Medio. A nivel nutricional es muy interesante, especialmente por su contenido en calcio, grasas saludables y proteínas, así como su aporte de vitaminas y minerales. Es, por lo tanto, un alimento nutritivo que podemos utilizar en infinidad de recetas, como hummus o salsas para ensaladas.

El principal ingrediente del tahini es el sésamo con el que solo, o junto con algún aceite, se prepara esta pasta. Al triturar el sésamo, los nutrientes están más biodisponibles, por lo que aportan un contenido mucho mayor de vitaminas y minerales.

 
Sésamo
 

Os recomiendo probar a hacerlo en casa ya que además de controlar diversos factores, como el tiempo de tostado, es muy fácil y mucho más económico que comprarlo. A continuación os indico los pasos para realizarlo, aunque lo cierto es que es facilísimo.

Comenzamos pesando 250 gramos de semillas de sésamo crudo. Ponemos las semillas en una sartén a una temperatura media. Este paso se puede obviar en función del resultado que queráis obtener. Yo he probado a hacer el tahini tanto con las semillas crudas como con las semillas tostadas, y es de esta última forma como más me gusta, ya que el sabor es más intenso. Si queréis un sabor más suave saltad este paso.

Una vez en la sartén removemos sin parar las semillas, teniendo mucho cuidado de que no se quemen. Tened mucho cuidado, ya que pasan de tostadas a quemadas en segundos (por experiencia propia 😛 ). Tostamos unos minutos, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

 

Tostado de las semillas de sésamo
 

Una vez que se hayan enfriado las colocamos en un procesador de alimentos:

 

Primer paso - Cómo hacer tahini

 

Trituramos durante un minuto las semillas de sésamo, a máxima velocidad. Como se calienta mucho, dejaremos que se enfríe durante 10-15 minutos.

 

Segundo paso - Cómo hacer tahini

 

Bajamos las semillas que se habrán quedado en las paredes del procesador y volvemos a triturar un minuto más. Tal como se aprecia en la foto el sésamo comienza a soltar el aceite que contiene, así como a modificar su textura, adquiriendo cremosidad. Dejamos reposar 10-15 minutos más.

 

Tercer paso - Cómo hacer tahini

 

Volvemos a bajar el contenido que se haya quedado adherido a las paredes del procesador. En este punto podemos añadir un aceite que acelere el proceso o seguir triturando un par de veces más. A mi me gusta añadir 20 gramos de aceite de lino (2 cucharadas), con el objetivo de “enriquecerlo” con Omega-3. Podéis utilizar otro aceite suave, como el aceite de sésamo, o no utilizar ningún aceite y volver a triturar un par de veces más, dejando 10-15 minutos de reposo como en los pasos anteriores.

En este caso he añadido 20 gramos de aceite de lino y triturado durante un minuto:

 

Cuarto paso - Cómo hacer tahini

 

Podéis ver el resultado final en las siguientes fotos, tras introducir la pasta de sésamo en un bote de cristal. Como veis, la textura es muy cremosa y si probáis a hacerlo, el olor es delicioso, tostado e intenso. Espero que os animéis y me contéis que os ha parecido 🙂 . El tahini dura mucho en la nevera, por lo que tendréis para varias semanas.

 

Tahini tostado

Tahini textura final