Hacer leches vegetales en casa es muy fácil y rápido. En algunos casos, como con la leche de almendras, prefiero hacerla yo misma, ya que si os fijáis, la mayoría de las marcas que comercializan leche de almendras añaden como primer ingrediente el azúcar. Aunque hay muchas recetas en las que utilizan complementos (canela, piel de limón, etc. ) o endulzantes yo prefiero hacerla sin nada, únicamente el fruto seco que estemos utilizando y agua. La pulpa nos servirá para hacer un quesito crudivegano que tanto me gusta, y cuando vayamos a tomar la leche vegetal podremos endulzarla con azúcar de coco, panela o cualquier otro producto. En este ejemplo vamos a utilizar almendras, pero podéis hacerlo con cualquier fruto seco (anacardos, avellanas, coco, etc.), e incluso con semillas, como el sésamo.

Vamos a hacer paso a paso un litro de leche vegetal, veréis qué sencillo es:

  • La noche anterior dejamos 200 gramos de almendras (o del fruto seco elegido) en abundante agua. Al día siguiente descartamos el agua de remojo y aclaramos las almendras con agua fría.

     
    almendras-en-remojo
     

  • Ponemos en una licuadora (yo lo hago con Thermomix, aunque también se puede hacer con una batidora, aunque será algo más incómodo) 1 litro de agua y los 200 gramos de las almendras que hemos preparado. Trituramos hasta que la almendra esté totalmente molida (en mi caso un minuto a máxima velocidad). Colamos nuestra leche de almendra utilizando una bolsa para hacer leches vegetales. Si no disponemos de ella no es imprescindible, podemos utilizar un colador muy fino o una tela de quesero. No descartaremos la pulpa sobrante, ya que con ella podemos hacer un queso crudivegano riquísimo.

     
    Leche de almendra
     

  • ¡Y ya tenemos nuestra leche vegetal preparada! Junto con un buen pedazo de pan de plátano tendremos un desayuno casero, rápido y delicioso. Y ahora que tenemos nuestra leche preparada podemos preparar un buen queso de almendras 🙂 .