Como germinar semillas

 

¿Qué nos aportan los germinados?

 

En el proceso de la germinación, las semillas, cuyo estado había sido hasta entonces latente, pasan a la vida activa, cambiando totalmente su contenido nutricional. En este momento, las enzimas se activan y se sintetizan minerales y vitaminas en abundancia. Así mismo, los antinutrientes que contienen las semillas se descomponen, y las macromoléculas se dividen en unidades más asimilables, como en el caso de las grasas que se descomponen en ácidos grasos. Todos estos cambios hacen que los germinados sean un alimento rico en nutrientes y muy fácilmente asimilable, ya que se podría decir que está predigerido.

Los germinados pueden utilizarse en gran cantidad de platos, en los que podemos aumentar su valor nutritivo, a la vez que añadimos su delicioso sabor. Quedan muy bien en wraps, sandwiches, ensaladas, etc.

 
Rabanito-2

Ingredientes:

  • 1-2 cucharadas de la semilla que queramos germinar (preferiblemente de cultivo ecológico)
  • Germinador o tarro de cristal con gasa y una goma elástica para sujetar la tela a la boca del bote
  •  

    Preparación:

    En este tutorial vamos a aprender cómo es el proceso de germinación con semillas de rabanitos, muy fáciles de germinar y con un sabor muy característico. Os recomiendo también las semillas de alfalfa, mis preferidas, o las judias mungo, aunque dependerá de vuestro gusto, hay muchísimas opciones. La cantidad a germinar dependerá del tamaño de la semilla, de la cantidad que queramos germinar y de la capacidad del germinador o el recipiente donde lo vayamos a realizar. En el caso de los rabanitos, la semilla es bastante más grande que la de la alfalfa, por lo que es necesaria más cantidad (2 cucharadas en este caso).

    Yo tengo un germinador muy sencillo y práctico, pero si no tenéis ninguno podéis hacerlo sin problemas con un tarro de cristal, una gasa y una goma elástica para mantenerla como tapa del tarro, de forma que se pueda escurrir el agua fácilmente. Una vez que comprobéis si os gustan los germinados, podéis valorar comprar uno. Este costó 12€ aproximadamente, por lo que no es muy caro, y le estoy dando mucha utilidad 🙂

    ¡Comenzamos! Una vez que hayamos elegido la semilla que queremos germinar (también podemos germinar legumbres, como garbanzos, lentejas, etc.) las introducimos en el bote donde vayamos a germinarlas y las cubrimos con agua. Dejamos en remojo 8-12 horas, normalmente toda la noche:

     
    Inicio
     

    Al día siguiente descartamos el agua de remojo, aclaramos las semillas un par de veces con agua fría y colocamos el bote 45º boca abajo, de forma que escurra el agua sobrante. En caso de que utilicemos un tarro de cristal tapado con una gasa podemos apoyarlo en una pared, teniendo cuidado de que no se resbale. Tenemos que intentar que las semillas no se queden amontonadas, sino repartidas por el recipiente.
    Dejamos en un lugar seco y cálido (aunque no le debe dar directamente el sol), enjuagando las semillas 2-3 veces al día para mantener la humedad y volviendo a dejar en la misma posición. Normalmente las enjuago por la mañana, por la tarde y por la noche, veréis que no se tarda nada. A continuación podéis ver el avance de las semillas los días 1 y 2, donde podemos ver que las semillas comienzan a germinar:

    Germinación
     

    El día 3 ya casi están totalmente germinados, y el día 4 los podemos retirar, introducir en un recipiente cerrado y guardar en la nevera, donde se mantendrán entre 3 y 4 días.

    Germinacion3y4-ma
     

    Y ya hemos terminado, ¡es así de fácil!. Os animo a probar en casa. Es muy sencillo y están riquísimos. Espero que el tutorial os sea de utilidad 😀 .